martes, enero 23, 2007

Recado desde el frente II

Mujeres invisibles

Aquí va una versión resumida de la segunda parte del reportaje de mujeres en el ejército de Estados Unidos. El artículo completo se encuentra aquí, y la primera parte aquí.

Bajo el sol ardiente del desierto en Irak, un convoy recorre los caminos rodeados de minas y explosivos colocados al azar. Al frente, un camión que forma parte de la escolta se encarga de despejar el camino para evitar un posible ataque. Y al volante de ese camión va sentada una mujer.
En Irak han muerto 70 mujeres, el 2.1% de todas las bajas; sin embargo, uno de cada siete miembros de la tropa destacada en Irak es una mujer.


"Oficialmente las mujeres no están en roles de combate, pero las mujeres soldados sí se encuentran en zonas de combate", dice Kelly Dougherty, veterana de la guerra de Irak y quien hoy es directora ejecutiva de Veteranos de Irak en Contra de la Guerra (IVAW), organización de la cual es cofundadora.
"En Irak hay más muertes entre los hombres porque como mujer no vas en las mismas unidades que ellos, pero igual que ellos estamos en riesgo cada día, patrullando, operando los retenes, haciendo muchas de las mismas actividades que la gente que está siendo herida en Irak", añade. "Las mujeres que se encuentran en las bases militares están solas y son atacadas sexualmente. Y una mujer manejando está en riesgo por las bombas a las orillas del camino".
Kelly es una de esas mujeres cuya labor fue conducir un camión. Fue destacada en Irak a pesar de estar en contra de esa guerra. "Yo pensaba que era un error; decía: ‘Yo soy un médico, no una policía militar’ y traté de explicarles. Hablé con sargentos que respondieron que en ese punto no importaba, que ellos necesitaban gente. La única manera de salir de eso era escapar o embarazarse", relata.
Otra alternativa era simplemente rehusarse e ir a prisión, lo cual implicaba perder sus prestaciones, tener una baja deshonrosa y además asumir la deuda por el costo de sus estudios. "Sentí que no tenía opciones", afirma. En aquel momento tenía 24 años.



Kelly Dougherty
"Nos dedicábamos exclusivamente a escoltar convoys de camiones militares y corporativos siete días a la semana. Muchas veces llevábamos docenas de camiones vacíos. Asumíamos que tal vez iban a recoger algo, pero regresaban vacíos también, porque las corporaciones ganan dinero por la cantidad de camiones que tienen en el camino, como es el caso de Halliburton Armor", señala. "Nuestra vida corría riesgo; podíamos ser atacados en cualquier momento, había bombas a la orilla del camino, y no había una razón real para correr ese riesgo. Me di cuenta de que ahí no había misión".
"La gente se siente poco cómoda cuando una mujer tiene un cargo", explica. "Yo estuve como sargento, que es el tercer cargo dentro del liderazgo, y tuve hombres diciendo abiertamente que ellos no sentían respeto por una mujer, que ése no es nuestro lugar. Es difícil reaccionar a eso cuando no hay quien te apoye, sientes que no quieres causar problemas porque si te quejas la respuesta es: ‘Why are you such a bitch? ¿Por qué no mejor te sales?’"
A pesar de todo, la veterana considera que lo que viven las mujeres de las Fuerzas Armadas no es nada comparado con lo que están viviendo las mujeres en Irak.
"Cuando patrullaba veía a las mujeres trabajando en los campos y me preguntaba cómo serían sus vidas, especialmente desde la ocupación. Porque tienen que criar a sus hijos, cuidar la casa, y hacer eso en tiempos de guerra, sin electricidad, sin cuidar de su salud. Son mujeres que se sienten invisibles. En Irak, se libra una guerra de hombres peleando contra hombres. Todas las mujeres, del bando que sean, son invisibles".
---
Hay más información de Veteranos de Irak en Contra de la Guerra aquí
Ir al artículo completo
Ir a la primera parte

5 comentarios:

pedrolv dijo...

Glup! (o es "gulp"??), hasta se me enchino el cuero.

¿Por que en el ejercito (y en la polecia también, comoño) l@s soldad@s tienen que obedecer siempre a sus "superiores" en TODO?.....eso es esclavismo ch... ¿Tan hambreada puede estar una persona como para vender su consciencia y sus desiciones?...

Me recordo a una frasesilla en la pelicula ('ora que esta de mode el cine) Fight Club: "Únicamente cuando se pierde todo somos libres para actuar."


PD.¡Excelente reportaje Chilangie!

Beto dijo...

Este blog me alimenta el alma y el espíritu.

chilangelina dijo...

Snif, snif, yo los quiero tambien.
Beto, gracias por el link.

Cyrana dijo...

Es extraño ... " las mujeres son invisibles" y son quienes han levantado y levantarán países, han re-construido historias y han mantenido vivo el valor de la vida. Aún en el abuso, la violación o la negación misma de su presencia.
Mientras existan seres humanos, será porque hay mujeres que los parieron.
Un gran abrazo,
C

chilangelina dijo...

Cyrana, esa es la maravilla de la labor de la mujer: que aunque no se vea, esta en todas partes. Un beso.