domingo, septiembre 23, 2007

Recado de adiós a Bip

Era mayo del año 2000, Diego y yo llevábamos un año viviendo juntos y la vida sonreía; y para ponerle la cereza al pastel, Marcel Marceau fue a México, al Teatro Metropólitan, festejando sus 50 años como mimo.

La primera parte del programa fue una representación de Los Siete Pecados Capitales. La pereza, un hombre que detalladamente se arregla para salir a trabajar, para simplemente quedarse sentado, todo flojón. La lujuria personificada por un pintor y una modelo; la envidia de un escultor que cela el trabajo del otro; la gula, la avaricia, la ira, y una pieza maestra: la soberbia, un general que es derrotado en un juego de ajedrez por un soldado de rango inferior.
Luego, otros números: el sensacional Caminando contra el Viento, y la mejor de sus creaciones: El Hacedor de Máscaras. Entonces te tenías que volver un hacedor de máscaras tú también, porque de la emoción no sabías si reír o llorar.
Todos hemos tenido de esos momentos, ¿no? Cuando sabes que eres privilegiado porque estás viendo algo que vas a recordar toda la vida, porque sabes que el momento va a quedar congelado en tu mente hasta que el Alzheimer haga el último intento por jaloneártelo.
Gracias por eso, maestro Marceau.

18 comentarios:

Chok dijo...

No hacen falta palabras...

Blas Torillo dijo...

Me das envidia (otra vez)...

También en Comunic-ando hice un pequeño homenaje al Mimo.

Besos.

Libradita dijo...

Tu siempre tan oportuna Chilangelina, y tan presumida de las cosas tan padres que ves.

sirako dijo...

jeje, te dijeron presumida.

un adios al Master Marzó. Nunca se encueró para playboy.

snif, nunca lo fui a ver!!

Pillo dijo...

Yo lo vi en el Cabañas una vez y era genial...descanse en paz dicho con pantomima....

finísima persona dijo...

ese tipo de recuerdos son especiales

nunca vi al marceau en vivo, pero puedo decir que presencié el último concierto del padrino del soul (qepd) en méxico y todavía se me escurren unas de la emoción

Triquis dijo...

Me gustan los mimos...y que mejor que sea marceau...

Saludos.

El Tino dijo...

¿Y por qué estoy en la lista negra?
En serio W?

Janik dijo...

Mi hermana y yo de pequeñas jugabamosa ser Marcel M. Que tiempos.

El TITO dijo...

Pues también me das envidia Chila, que buen post y que buen homenaje.

Imagínate, si un viejo como Marcel, que ha visto lo peor en la guerra, se llegó a preguntar, a esa edad, hasta dónde llegará el mundo?... me deja pensando.

Qué bueno que volviste al blog (al mío), ya se te extrañaba.

Saludos

chachairu dijo...

ahora si que me salio la lagrimita...voy por mi pañuelo.

abrazo

como esta la ciudad delos angeles?

Anónimo dijo...

Nunca lo ví en vivo.
De veras, de veritas, que qué envidia.

RRS

La Sylvana dijo...

Yo también lo vi ese mismo año. Fue impresionante El Hacedor de Máscaras. Nunca lo olvidaré, como a ti.

Saludos!!!

ăngēÎită Þēcăðoră dijo...

rayos... me pregunto como puede ser opsible algo así, si soy sincera yo derramé dos o tres lagrimillas cuando me enteré de lo de Pavarotti

Y pues los recuerdos que tienes supongo que son muy bonitos

Diablo! El mundo se acaba lentamente y los genios son los primeros que se van T_T

Saludos! Bonito Bló!

Jazmin dijo...

Que pena que no tuve la buena suerte de verlo en vivo. En un arte en extincion...

licuado mental dijo...

el licuado se une a la pena por la pérdida de un gran mimo. yo soy medio mimón, pero nada más.

El Ganso dijo...

Chin, yo tampoco pude verlo en vivo. Y mira que tuve la oportunidad. Ahora me arrepiento :(

Beto dijo...

Me uno al sentimiento de mi compadre el Ganso.