sábado, julio 04, 2009

Recado con largas consideraciones sobre el voto nulo (guía para anular el voto)


1- Guía para anular el voto:
a) El primer requisito es que usted no tenga idea de quién es su diputado actualmente, ni su legislador local (en el caso del DF, su asambleísta). Como usted no tiene ni idea de quién lo representa en el Congreso, usted nunca le ha llamado por teléfono, enviado una carta o visitado en San Lázaro.
b) Cuando lo cuestionen sobre esto, usted debe responder: “A mí no me importa quién es mi diputado porque esos güeyes no me representan”; de esa manera justifica su falta de participación ciudadana durante los últimos tres años. Punto extra si añade algo así como “yo ni voté en 2006” o “a mí me caga la política”.
c) Empiece usted a hablar en tantas ocasiones como le sea posible sobre el voto nulo. Diga con tono doctrinario que con eso le daremos una lección a los políticos, que con eso lograremos que el sistema de partidos cambie. Cuándo le pregunten por qué, cite a Denisse Dresser o a José Antonio Crespo; mencione la metáfora de la fruta podrida. Si es usted muy culto y osado cite a Lorenzo Meyer o a Sergio Aguayo. Nunca dé un razonamiento propio. O mejor aún, invéntese uno aunque usted no tenga ni idea de lo que marca la ley. Por ejemplo, invente que con cierto porcentaje de voto nulo se anulan las elecciones (aunque de ser cierto eso no serviría para un carajo); o asegure que sin el 50% de los votos los políticos tendrían que llamar a una segunda vuelta. Cuando le pregunten la fuente, cite al Cofipe muy seguro de usted mismo; al fin que quienes lo están cuestionando tampoco lo han leído .
d) Si usted ha tenido una vida más o menos solitaria, este es el momento de hacer amigos. Debata en las redes sociales y en las cantinas usando sofismas muy bien elaborados. Mire con condescendencia a quienes pretenden argumentar por qué es necesario conocer a los candidatos. Mejor aún, acúselos de panistas o de retrógrados.
e) Planee una fiesta post-voto-nulo.
f) Si usted participó en “movimientos” como el voto útil en 2000 o la marcha blanca contra la inseguridad el año pasado, seguramente está usted convencido de que “somos muchos los que pensamos así, esta vez sí vamos a hacer un cambio, finalmente la sociedad está reaccionando”. No pierda la fe.
g) Este 5 de julio vaya a las urnas. Marque su voto de manera que quede anulado. Si quiere escriba en él “esperanza nula” para sentirse parte de algo más. Pídale a un amigo que le tome una foto mientras deposita la boleta en la urna. Haga un post sobre lo bien que se sintió pateándole el culo a los políticos.
h) Desentiéndase de la política de aquí hasta el 2012 mientras los diputados que llegarán al Congreso se siguen gastando su dinero (sí, el de usted). Total, ellos no lo representan, y usted ni votó por ellos.

2- Llevo varias semanas observando con mucho interés la campaña esta. Me he abstenido de escribir porque todo lo que tenía que decir lo dije a su tiempo en este post. Sin embargo algo que me parece muy, muy bueno, es que por primera vez desde que tengo memoria electoral, la gente está hablando sobre las elecciones durante una elección intermedia. Esto no ocurre normalmente; se debate en las presidenciales, incluso dos años antes de ellas, pero las legislativas nadie, nadie las pela.
Esto es bueno porque el abstencionismo ha caracterizado a las elecciones intermedias. Y como es sabido, el abstencionismo es el aliado número uno de los grupos en el poder: ellos tienen la fuerza del acarreo, el ciudadano con libre albedrío no vota, ergo ellos se quedan en el poder (en el caso del PAN) o regresan a él con más fuerzas (en el caso del PRI). A mayor participación en las urnas, mayor democracia, por malos que sean los partidos; es una sabida cuestión de matemática simple.
El problema para mí sigue siendo que muchos de los entusiastas del voto nulo lo están haciendo sin realmente haber buscado información sobre quiénes los representan actualmente, o sobre quiénes son sus candidatos. He leído infinidad de argumentos de lo más imbéciles al respecto. A alguien que me decía una vez que los diputados no rinden cuentas le pregunté: “¿Tú sabes quién es tu diputado?”. Me respondió: “No ni me importa porque no me representa”. Bueno, una cosa es que no votaras por él, pero él tiene tu representación en el Congreso; es decir, cada vez que el tipo levanta la mano para votar por algo, lo está haciendo a tu nombre, te guste o no. Si nunca has ido a preguntarle “óigame pendejo, ¿por qué votó usted así?”, o mejor aún, si nunca le has llamado antes de una votación para exigirle que vote como tú quieres, ¿con qué argumentos afirmas que no rinde cuentas? Ellos nunca van a rendir cuentas si no se las pedimos; el problema es que a la gente le da hueva investigar quién es su diputado.

3- No niego que es atractiva la euforia de “miren, vamos a darle una lección al mundo y a los diputados, vamos a movernos chavos, yo no quiero fruta podrida, yo no quiero votar por el menos malo, que los partidos sepan que no nos representan, somos bien alternativos, vámonos a chupar”. La neta, hasta se me estaba antojando ir al DeFe nomás para ver el numerito. Es una lección moral que posiblemente, si la participación en este sentido es elevada, trascienda. El problema es que en la práctica no cambia nada. El voto nulo no cuenta, el voto nulo no anula una elección, el voto nulo no le resta votos proporcionales a nadie, el voto nulo no debilita a los partidos; lo ideal sería un equivalente al “que se vayan todos” argentino, pero el voto nulo no va a lograr eso. Para efectos prácticos, el voto nulo equivale al abstencionismo. No para efectos de participación ciudadana, estamos claros y ya lo dije dos párrafos arriba: esa parte me gusta. Pero para efectos de práctica política, de quiénes tomarán las decisiones en nuestro país, el voto nulo equivale a no haber ido a votar y a dejar que el acarreo ponga en su curul a los que van a manejar nuestro dinero y decidir nuestro futuro los próximos tres años.

4- A mí me hubiera gustado en estos días escuchar argumentos de la gente con la que he debatido que no repitieran como perico a Denisse Dresser. Me hubiera gustado escucharlos hablar de sus diputados, con nombre y apellido, y de por qué no les gustó lo que hicieron en la cámara. Me hubiera gustado que me dijeran “mis candidatos son tal y tal, y ninguno me convenció porque tal y tal”; pero que hubieran sabido los nombres, que hubieran entrado en contacto con ellos, y que después de informarse tomaran una decisión. Lamentablemente son pocas, poquísimas las personas en esa posición; con esa información el movimiento del voto nulo hubiera tenido algún sentido, pero creo que con la apatía se está dejando pasar una oportunidad de oro.
A mí la señora Dresser en general me caga por este modito que tiene de contraponer conceptos y redactar melódicamente, algo que al parecer le ha dado mucha popularidad. “Tenemos políticos que esto, pero que no esto. Y que esto, pero que no esto. Y tal cosa cerca, pero tal cosa lejos. Y uno es azul, pero el otro es rojo. Blablubli, blablabli”. Sí, es pegajosito y en el fondo puede tener razón; pero por favor, ningún opinólogo está en lo correcto todo el tiempo. El argumento de Dresser es flojo: empieza preguntándole a la gente si sabe quién es su diputado, qué iniciativas presentó, a dónde viajó, y responsabiliza de la falta de este conocimiento al “sistema político electoral”. Nunca responsabiliza al votante que puso a ese diputado donde está, nunca apela al lector para decirle: “¿Usted ya le preguntó a su diputado?”. Denisse dice que la gente está “insatisfecha, descontenta, descorazonada” porque no sabe por quién votar, pero nunca dice que es obligación de la gente investigar quiénes son sus candidatos mucho antes de la elección. Denisse dice que en el sistema actual los diputados “una vez que lleguen ahí pueden ignorarnos sin costo”, pero no dice que esta vez lo volverán a hacer porque el voto nulo no tiene un costo político para ellos, sólo un costo moral. Y finaliza con esta joya: “Los partidos aseguran que nos representan, cuando no es así”. Ese es el mayor problema: que la gente, incluso los iluminados intelectuales, siguen pensando en que la gente debe votar por partidos, no por personas. Por eso, por eso estamos jodidos.
Ahora, hay cosas en las que comulgo al 100% con la Dresser: yo también creo que debe haber reelección de legisladores, que deben legislarse las candidaturas ciudadanas y colectivas, que debe existir la figura de revocación del mandato y que se debe instaurar la posibilidad de realizar plebiscitos. Sin duda, esos serían cambios reales en la dinámica política del país.

5- Dicho lo anterior, ahora sí va en serio mi GUÍA PARA ANULAR EL VOTO (para los que no se dieron cuenta, la que escribí al inicio del post tiene un sabroso baño de sarcasmo):

Si vas a anular tu voto…
a) Antes de ir a votar infórmate sobre quiénes son los candidatos en tu distrito. Como estamos a unas horas de la elección tal vez no puedas ahondar en sus trayectorias. No importa, hazles un Google rápido para que conozcas sus propuestas y veas si en algo te convence su trabajo o sus propuestas.
b) Si tienes dudas sobre lo que has encontrado, trata de contactar a su casa de campaña. En teoría deberían ayudarte a despejar estas dudas.
c) Si después de tener el conocimiento de tus opciones sigues considerando que anular el voto es la opción, argumenta por qué. Por favor, evita el uso de “la fruta podrida y la fruta menos podrida”; ayuda en mucho escuchar argumentos personales, reales, nuevos, estimulantes. Deja claro en tu boleta que conoces las opciones, pero que ninguna te convence. Por favor, no votes por “esperanza marchita”; eso es una mamada.
d) Una vez que estés de regreso en tu casa, empieza a escribir. Redacta un breve mensaje para cada uno de los candidatos por los que no votaste, y diles por qué no votaste por ellos. Si tienes blog, postea ahí esos razonamientos, o súbelos al Facebook, o al Twitter. Que la gente sepa, con argumentos, por qué tomaste esa decisión. Que los candidatos sepan qué es lo que los hizo perder tu voto. Puedes enviar una copia al partido que impulsó a ese candidato o a los diarios.
e) Mantente al tanto de los resultados en tu distrito. Cuando sepas quién ganó, recuerda lo siguiente: aunque no hayas votado por él o ella, esa es la persona que te representará en el Congreso durante los próximos tres años. Él o ella tomará posesión el 1 de septiembre. Unos días después, ya que estén instalados, llama a la Cámara de Diputados (el teléfono es 5628-1300 en la ciudad de México) y pídele a la operadora el número de extensión de tu diputado (es tu diputado aunque no hayas votado por él y es tu obligación pedir que te rinda cuentas, no lo olvides). Posiblemente te conteste un asistente; explica que eres un representado y que quieres estar al tanto del programa del diputado en los próximos tres años. Haz que este teléfono circule entre tu familia y vecinos, para que todos monitoreen la actividad del diputado; por ejemplo cuando vaya a haber una votación importante como lo fue la privatización de Pemex o la Ley Electoral. La página web de la Cámara de Diputados tiene un registro de cómo han votado los diputados en los distintos temas.
f) Si tu diputado no te escucha, no te atiende, o no te responde, denúncialo. Contacta al partido del cual forma parte y a los partidos que son su oposición. Con nombre y apellido denúncialo usando tus redes sociales en Internet. No le quites la vista durante los próximos tres años.
g) Si después de hacer eso, si después de cumplir con tu obligación ciudadana todos los días, en 2012 decides volver a anular tu voto, yo personalmente celebraré tu decisión y no tendré nada más que decir.

Feliz día de elecciones a todos.

37 comentarios:

tazy dijo...

eh... y si muchos ya veníamos haciendo esto de ser ciudadanos mucho antes de estas elecciones y aún así vamos anular... no lo celebras??

yo que te quería invitar a mi fiesta postvotonulo :D

TedO dijo...

A cabrón, hay elecciones?

La vez pasada nomas me di cuenta por esa campaña de tu rock es votar que me cagó.

Joe dijo...

Me encanta tu sentido del humor, y sobre todo el sarcasmo que manejas en la segunda parte del post, a partir de

" Si vas a anular tu voto… "

.... no pude parar de reir, felicidades, exelente post de humor !!!

Don Isteri dijo...

buen post,
efectivamente, detrás de la mayoría de gente que anulará su voto existe pereza intelectual y un cierto esnobismo flanqueado por frases huecas, igualito a la de los slogans políticos,

un detallito nomás, el Voto nulo sí cuenta estadísticamente, favorece la asignación de diputados plurinominales de los partids grandes, otro punto a favor de las clientelas.

saludos

RokCK dijo...

Yo creo que...

No hay problema, somos libres de hacer lo que nos apetece.

Los tenis de Sodi dijo...

Muchachos, muchachas, no desperdicien su voto; mejor regálenselo al PAN y a Demetrio Sodi, y gánense unos bonitos tenis.

Beto dijo...

Con respecto al punto 5 inciso d, hasta podríamos decir que más fácil no puede estar escribirle a los candidatos ahora que tantos volcaron sus campañas a las redes sociales.

Algunos medio atolondrados cerraron su twitter evidenciando que abrirlo sólo tuvo fines proselitistas y no ser una verdadera herramienta de comunicación. Pero podremos ver de qué cueros salían correas: gusto me daría que muchos de ellos dejaran esos canales abiertos, y mucho mejor aún: funcionales.

EL GANSO dijo...

Yo ni tengo credencial, me la robaron.

De todos modos pensaba votar nulo, porque la campaña del PRD en mi municipio fue una verdadera porquería.

Yo admiro mucho a Denise Dresser. Y creo que sí repetí como perico muchos de sus argumentos, jeje.

Tampoco sé el nombre de los legisladores que me representan hoy en día.

No promoví abiertamente el voto nulo, pero sí dejé en claro que hubiera optado por esa ruta.

Para mí la bronca estuvo en la debacle de la izquierda. Sobre todo del PRD y de López Obrador.

Me dejaron sin opciones. Porque para nadie es un secreto que AMLO y el PRD le dan línea a cualquiera de sus candidatos.

En fin, gracias por el regaño, me llegaron varias de las pedradotas, jeje.

Buen post, as usual. Saludos y feliz domingo electoral.

Enrico dijo...

Mi diputado sí vive cerca de mi casa, una vez lo vi saltar desnudo de una camioneta a su fortaleza. Quisiera acercarme a él pero sus guaruras me intimidan. Vive en una casa que era de un narco y siempre hay judiciales orinando afuera de su casa-oficina. Se dice que le pagaron 3 millones de pesos por violar la ley de mercados y permitir que construyeran un Aurrera junto al mercado. Antes mi diputado era del PRI, luego fue del PAN y ahora del PRD. Todos los candidatos a mi distrito han sido antes diputados por partidos distintos, de hecho llevan alrededor de 30 años de diputación en diputación. Quisiera tener candidatos independientes. ¿Qué hago? Indeciso Enrico...

Alletta dijo...

Esto mes justo lo que les he estado diciendo a todos, si ni sabes quienes son los candidatos como puedes decir que ninguno sirve?

Anular el voto no es lo que se requiere, se requiere actuar como ciudadanos, exigir que se rindan cuentas.

Para Beto: por ley los candidatos tenían que 'bajar sus páginas de internet' desde el 2 de julio, también los partidos políticos y demás canales, esta prohibido hacer proselitismo en estas fechas. Supongo que reabriran sus twitters a partir del lunes... si los hubieran dejado activos estarían cometiendo delito electoral

ru dijo...

Qué bonito regaño. Lo realmente molesto es la falta de congruencia de las personas, pero ojalá algunos reflexionen sobre su voto en estas elecciones.

A mí todavía no me tocó, pero espero estar preparado para la siguiente.

todavia dijo...

Yo recuerdo que la Dresser, en un discurso que todo mundo le aplaudio, decia que los mexicanos viviamos con la mano extendida, esperando la dadiva del politico en curso y que para que este pais cambiara eso se tenia que acabar, que ya no debiamos esperar a que nos dieran. Pero ahora, con el discurso del voto nulo me parece que es eso precisamente lo que nos pide, que vivamos a expensas de que un politico quera trabajar y representarnos. y que como eso no ocurre, lo mejor es hacerse a un lado (???) En vez de ir, precisamente, por aquello que tanto cacareaba anteriormente: Ir a reclamar a exigir y no conformarse con extender la mano para recibir lo que buenamente el diputado (sabra dios el nombre) quiera dar.

Ninguno de sus apolgistas parecio darse cuenta de la contradiccion. Creo que, bien dices, los encanto el tono cantadito de su voz y no lo que dijo.

Me encanto tu post. Mil gracias!

Goma arábiga dijo...

Hola! Siempre paso a leerte pero nunca comento. Desde que escribiste por primera vez sobre la cuestión del voto nulo me quedé con ganas de decir algo al respecto. Aquí voy:
1) Creo que estás siendo muy dura con aquellas personas que eligieron anular su voto. Estoy segura, porque lo he visto, que así como hay quien repite como loro argumentos ajenos sin detenerse a reflexionar, los hay que han hecho toda esa investigación que pides durante mucho tiempo y ya están hartos.
2) Pareces excesivamente empeñada en convencer de la poca utilidad del voto nulo. Se muy bien que las elecciones son importantes. Pero me queda esa rara impresión de que le das mucha más importancia de la que tiene. Es verdad que el peso del sujeto que nos representará no es para hacerlas menos pero, como tú bien dices, el día de participación no es sólo hoy. Lo realmente importante es no quitarle el ojo al diputado el día siguiente, y el siguiente y el siguiente. Es igual de inútil informarte de sus propuestas, votar por alguno y después desentenderte que anular. ¿No crees?
4)Rescato tus propuestas de los incisos d, e y f.
Me encanta que propicies debates.
Un saludote!

ge zeta dijo...

Hermosa cachetada con guante blanco. Amo tu sarcasmo.

chilangelina dijo...

Goma arábiga, puntualizo porque tal vez no quedó muy claro: mi cuestionamiento es sólo para aquellas personas que han optado por anular el voto SIN conocer quiénes son sus candidatos, no para la anulación del voto en sí. Cada quien puede hacer con su voto lo que quiera, y para mí es más importante que la gente vaya a la casilla y haga lo que le dé la real gana, a que se quede sin ir a votar.
Como dije en mi texto, en mi experiencia personal son pocas las personas que cuentan con toda la información, tal como algunos lo han reconocido en este post, pero las hay. Hay gente que ha sido vigilante de los políticos durante toda su vida, hay gente que se empezó a interesar hace unas semanas, y es igual de válido para ambas que decidan anular.
Mis dos planteamientos, los ejes de este texto son: 1) si anulas, hazlo después de haberte informado y hazlo porque no te convencieron los candidatos, no porque te convenció un opinólogo, y 2) después de la elección, ejerce tu derecho a pedir cuentas.

Gaviota_mx dijo...

Para mi, todo se reduce a la famosa conclusión del silogismo:

Voto, luego existo.

O urnas que no ven, Congresista que no te siente.

Xerófilo dijo...

Hola:

Hay muchas cosas en las que concuerdo contigo, pero también hay otras en que estoy en desacuerdo. Pienso que la principal discordancia es esta:

"Y finaliza con esta joya: “Los partidos aseguran que nos representan, cuando no es así”. Ese es el mayor problema: que la gente, incluso los iluminados intelectuales, siguen pensando en que la gente debe votar por partidos, no por personas. Por eso, por eso estamos jodidos."

Siempre has hecho publica tú opinión al respecto y, abusando de tu espacio, yo he señalado que se debe de votar por partido o por la propuesta programática de un bloque de los mismos.

Desde el 2 de marzo en que publicaste al respecto, me quedé pensando, y llegué a la conclusión de que "nuestra" discrepancia pudiera obedecer a los "niveles" de gobierno y representación a los que se alude.

Es decir. puedo coincidir contigo en que a nivel municipio, e incluso estado, sea muy relevante la persona, pero sigo sin coincidir contigo en que ese sea el caso a nivel federal. (Cabe destacar que el caso del DF debe tratarse aparte, ya que ninguna delegación es considerada análoga al municipio, y no tiene Diputados Locales, sino Asambleístas).

No quiero distraerte, nomás déjame dar el ejemplo de mi distrito.

En éste caso únicamente hubo seis candidatos, lo cual fue resultado de las coaliciones y de que uno de los partidos no hizo postulación.

Los candidatos "q", "s" y "t" se la pasaron hablando de la forma en que resolverían los problemas MUNICIPALES, así como de su sensibilidad a los mismos.. Nunca manifestaron entender que ellos tenían que resolver la legislación FEDERAL, no los ordenamientos estatales.

Los candidatos avezados (llamémosles "w" y "k"), que han tenido cargos de representación, se la pasaron defendiéndose de las críticas aunque, obviamente, demostraron tener más idea de lo que es el congreso federal. En ese sentido sus propuestas se vinculan a las de sus partidos. Obviamente también aseguraron que regresarían a "sus distritos", y serían "coadyuvantes" en la solución de sus problemas (eso transgrede el pacto federal, ya que esos problemas son MUNICIPALES o ESTATALES).

La candidata "Y" era convincente, mujer, madre soltera, profesionista y ama de casa. Ella destacó su posición ante problemas FEDERALES que se vinculan con la educación y el uso de la reserva federal. Todo perfecto ¿no? excepto su partido. En las últimas semanas se le ocurrió señalar algo así como que se atendría a los lineamientos del partido que la postula y, ahí sí, guácala.

Total, votaré por el candidato "t", con la plena, total y feliz seguridad de que no ganará. Y es que es malísimo. Para colmo asegura que el no dependerá del puesto ya que "es abogado y se vale por sí mismo". Nada más de oír eso da miedo, me recuerda a ese otro senado de nombre Diego que, siendo senador, en su despacho se litigaba contra el gobierno (litigar contra el gobierno no es necesariamente malo, lo malo es que no era buscando justicia, sino dinero).

Los del voto "nulo" se preguntarán por qué mejor no anulo mi voto. La razón es que a través de mi voto incidiré en la distribución de las diputaciones plurinimonales y, por esa vía, fortaleceré la manifestación de algunos aspectos de mis ideas en la legislación que se realizará en los próximos tres años. Sé que muchas veces he usado la expresión "votar por lo menos peor", ahora la cambio por "votar por lo más cercano".

Ya quiero acabar, pero me parece necesario hacer una precisión. Al abstenernos, anular o votar no sólo estamos votando por un representante de "mayoría", sino también por los de representación proporcional. A cada circunscripción, si no me equivoco, le corresponden 40 diputados de representación proporcional. A lo que voy es que, en realidad, no tendríamos que "enchinchar" únicamente al diputado de nuestro distrito, sino también a los 40 que corresponden a nuestra circunscripción.

Gracias mil por el espacio y permitir la reflexión.

Saludos

RRS

Ian dijo...

Esto tiene que ver con que creemos que tener elecciones democráticas significa tener democracia.

Pero como ya se ha dicho (el EZLN entre otros). No importa quien este en el puesto sino que haga lo que la va a beneficiar a la mayoría y no a unos cuantos y para eso se necesita organizarse y presionar a quienes toman las decisiones.

".. votes o no votes, organízate, previendo que, gane uno u otro, la legitimidad está en crisis "
Subcomandate Marcos(La Otra campaña Julio 2006)


Alternativa: Organizacion.
Y aquí esta el problema porque ir a votar es fácil. Pero organizarnos nos da hueva, no tenemos tiempo, no nos gusta lidiar con estas cosas ...

Saludos

Julieta dijo...

A mi me da gusto de que, más allá de nuestras diferencias, podamos votar en paz. ¡Voten!

La Sylvana dijo...

Me da gusto la polemica que levanto tu post y que despues de esto algunos se esten cuestionando si en verdad es conveniente anular el voto.

Yo, si estuviera en Mexico, NO lo anularia.

chilangelina dijo...

Xerófilo, yo entiendo tu argumento que ya una vez habías compartido, pero no creo que el ejemplo que pones, los casos individuales, dicten la norma. Falta cultura política en ambos lados, por parte de los candidatos y por parte del votante. Me ha tocado oír a gente quejándose con el candidato a diputado federal poque hay baches en su colonia. Necesitamos empezar a construir una cultura política desde abajo, y empezar a incentivar la participación ciudadana en los procesos de decisión. Pero sigo convencida de que votando por la persona logras que la rendición de cuentas tenga que ver directamente con la relación candidato-votante, que es más cercana que la de partido-votante. Claro que, para que esto tuviera un éxito absoluto, tendríamos que empezar por eliminar pluris y establecer la reelección de legisladores.

Ahora, con respecto al poder Ejecutivo federal, ahí si estoy de acuerdo: se vota por equipos (partidos), no por personas.

Oye, ¿por qué no hiciste un post sobre el tema?


Ian, me da gusto ver que sigues por aquí. Un abrazo.

:::X@Vy::: dijo...

Para mi la cosa es muy simple, si una fruta esta podrída, pues cambiala, ahora que si resulta que la otra tambien lo estaba, pues pidele al frutero tu reembolso, claro que si te quedas sin comer nada pues te vas a morir de hambre, y si no sales de tu casa a comprar fruta, pues te vas a mosquear.

Anónimo dijo...

El humor pre-electoral es lo mejor que hay. Gánate un viaje a Las Vegas, donde uno de los cantantes mexicanos más importantes de todos los tiempos. Entra y regístrate ya en www.priceless.com/mx

Kyuuketsuki dijo...

Bien, veamos:

1. Conozco perfectamente a mi diputado actual desde niño. ¿Por que? Porque ha sido 4 veces diputado de mi distrito, y en tiempos la familia era muy cercana a él. Se llama Alberto Amador Leal y es un priista de mierda (valga la redundancia). No conoce el significado de la palabra "trabajar".

2. Conozco a los canditontos de mi distrito. Uno es un saltimbanqui político estilo Sodi; otro es un cacique ganadero, otra es una doctora que no tiene idea de administración pública pero está con López Obrador y el resto de los partidos ni siquiera presentaron candidatos. Se adhirieron a otras campañas.

3. Ya mencionado: conozco a mi diputado y se lo que puedo esperar de el: ser un huevón. Y su gente es mas o menos lo mismo. Ni siquiera son tan corruptos para ser priistas, son unos huevones.

4. Puedo y lo he denunciado no solo a través de internet; ¿sabes cuantas respuestas he obtenido? Cero. Porque es cuate de Mamarín Precioso.

5. Respecto a lo que mencionas de votar por partidos, no por personas: de acuerdo; pero ¿que no la filiación política dice mucho de una persona? Personalmente, creo que nunca votaría por alguien que comulgue con el decálogo del PAN.

6. Si voto por el psd (que es con el que mas de acuerdo estoy en sus ideas), ¿realmente impido que el pri con su voto duro llegue al poder? Y si lo hice en una boleta, nada más. Si por quien vote, todos están iguales, la "elección" se vuelve un ejercicio de sinsentido. Igual si voto nulo, eso no me quita mi derecho a exigir a mi diputado que trabaje.

7. ¿Quedó claro por que voté por el dr. Mono?

chilangelina dijo...

Kyuutz: clarísimo. De eso se trata, pues. Como dije antes, tanto para quien vota por un candidato, como para quien anula su voto, el valor de hacerlo radica en hacerlo de manera informada

Sólo una observación: votando por el PSD sí hubieras ayudado a que el PRI tuviera menos pluris, porque tu voto hubiera contado y le hubieras quitado representación proporcional al PRI.

Kyuuketsuki dijo...

Es que sí voté por el PSD... en una boleta. En la otra voté por el dr. mono.

Kyuuketsuki dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
tOnYtO dijo...

¿Y porque no un post sobre las personas que van a votar?

Desde california tal vez no sepas, pero la mayorpia que vota lo hace por conveniencia (algún familiar en el partido), por "odio" hacia un partido ("ay me caga el prd por nacos, votaré por el pan" ó "pinches panistas neoliberales, votaré por el prd") ó porque los convencieron los "argumentos" anto-votonulo y entonces votarán casi al azar.

Cuando alguien haga lo que dices acerca de sus diputados, haya votado o no haya votado, entonces será digno de respeto. Desgraciadamente voten o no seguirá la apatía.

Saludos

Saga dijo...

Los que anularon su voto, son borregos siguiendo a otros borregos que no saben por que lo hacen, anular el voto no significa poner pendejadas en la boleta y menos con dibujitos, eso es puro fanatismo a lo pendejo, el anular el voto es dejar la boleta en blanco y listo, desafortunadamente hay muchas personas que lo hicieron, muchos apenas iniciando su etapa electoral, si asi lo hicieron esta ves como lo haran en las elecciones mayores, solo el tiempo lo dira

Me gusto el recado, muy propio de la fecha

tOnYtO dijo...

Por cierto, en mi experiencia encontré mas personas con cultura político entre los anuladores que entre los que optaron por votar (De manera cualitativa, no así cuantitativa). Sobre "participación ciudadana" tengo mis propias ideas dado que pienso que es igual de falaz tratar de que "todos participemos en el gobierno" como el hecho de que "solo participen los políticos", considero que las personas que trabajan y viven honradamente hacen un bien igual al país aunque no participen en política.

Anónimo dijo...

yo se si quien me representa, este guey:

http://www.youtube.com/watch?v=RfKhrXMZOc8

estamos jodidos todos ustedes menos yo también.

Alice dijo...

a la proxima solamente pondre un link en mi blog a tu post, en vez de tratar en vano de explicar lo que tu has descrito tan elocuentemente

Común dijo...

Hola!!!!

Te descubrí por el concurso, y me llamo la atención de la palabra “recado”, aquí en el campo además de lo que vos bien describís, es lo que usamos para ponerle al caballo para poder cabalgar, es una palabra gaucha, jijijiji
Como me gusto tu espacio iré a ponerle 5 estrellitas y dejar mis buenos deseos…..

Un besote y abrazo de oso.

Ksiel Rodh dijo...

DESESTIMAN MEDIOS DE COMUNICACIÓN EL VOTO NULO

EL VOTO NULO, EL VOTO BLANCO Y LA ABSTENCIÓN COMO EXPRESIÓN CIUDADANA FUERON UN ÉXITO CONTUNDENTE.

Es Momento de dar el Siguiente Paso

Las cifras en las pasadas elecciones del 5 de julio son en términos redondos las siguientes: voto nulo 6% a nivel nacional, del 12% en la ciudad de México, a comparación de las elecciones anteriores donde según los expertos el voto nulo producto de errores por parte de los electores se ubica regularmente en 3.4%.
La participación ciudadana fue del rango del 44% lo que nos deja un margen de abstencionismo de alrededor del 56% comparado con los 43 puntos porcentuales, reportados en las elecciones pasadas. Obviamente estas comparaciones son sin establecer las diferencias de contexto, o del tamaño del padrón electoral en cada una de las elecciones.
Estos resultados ya están siendo tratados por varios conductores de programas noticiosos y talk show´s como es el caso del programa Tercer Grado, donde y ante este movimiento sin antecedente en la historia de nuestro país, al igual que lo han venido haciendo tanto partidos políticos, como empresarios y hasta la iglesia católica, continúan desestimando, minimizando y desacreditando, tanto el hecho como el argumento social por el que la población no tiene ningún interés en seguir impulsando un sistema enfermizo, corrupto y que está arrastrando a la decadencia a la sociedad entera conforme a los resultados ofrecidos por lo que hoy se le conoce como la “clase política”.
Pero si recordamos que parte de la campaña del voto nulo y el voto blanco consistió en motivar la participación de los abstencionistas a votar anulando o dejando la boleta electoral en blanco, y si asumimos que esto se vio reflejado en el aumento de voto nulo, por ende en el caso del Distrito Federal la diferencia del voto nulo regular, entonces tendríamos que el abstencionismo hubiera correspondido a las expectativas, es decir, superior al 62%.
En cuanto a las elecciones a nivel nacional, en cuyo caso el IFE echa campanas argumentando que detuvo la caída del abstencionismo con una participación ciudadana que fue de un 43% a un 44%, si utilizamos la misma premisa de abstencionistas motivados a anular su voto, la participación ciudadana apenas llegaría al 41.5%, por lo que hubiera sido menor a las elecciones anteriores.
Visto de esta forma el voto nulo, el voto blanco y el abstencionismo, resultan en conjunto un éxito contundente, esto claro está, si fuera considerado por el sistema electoral y de partidos, como una expresión democrática valida, en tal caso este resultado implicaría necesariamente que México, estaría renovando al 100% legisladores, representantes del poder ejecutivo y administrativo, partidos, instituciones y estructura burocrática. Por una nueva, en un sistema que finalmente, proporcione lo que la verdadera mayoría está reclamando legítimamente.
La clase política ahora después de las elecciones, siente tener un respiro, ya que el movimiento voto nulo, voto blanco y no voto, al finalizar el periodo electorero en México, para ellos toca fondo, se queda sin razón y motivo existencial pues ya no hay votaciones; sin embargo el movimiento que sin un solo peso de financiamiento, subsidio, apadrinamiento y plataforma política; el movimiento virtual que dejo de ser virtual gracias a la capacidad de participación de la sociedad, un movimiento sin precedente en el mundo; deja abierta la posibilidad de una verdadera fuerza que finalmente represente una amenaza real al estado de confort de la “clase política” en México. Por lo que hay que dar el siguiente paso, mediante el fortalecimiento de estas redes que ya comenzaron a crearse espontáneamente, la continuidad y la participación.
Te invito a visitar nuestro blog:
http://laciudaddelosangelessinnombre.blogspot.com/

La Concharra dijo...

Gracioso: Los mismos que apoyaron el voto nulo ahora ni lo mencionan y dicen que ‘pues tan poco era tan importante y que en realidad no le hizo nada a los partidos’

Cómo no, apuntaló al PRI…

Ahí está el nuevo Congreso y no es nada esperanzador…

Lo que sí es que el resultado de las elecciones nos sorprendió a muchos…

Y bueno yo ya tengo apuntado en libretita en nombre de mis diputados y mi delegado, algo habré de hacer con ello…

Saludos...

Martuchis dijo...

Un poquito fuera de tiempo mi comentario en este post tuyo.

Nada mas te quería decir que yo estaba decidida a anular mi voto el día de las elecciones, ya que no hubo una propuesta de alguno de los candidatos que me convenciera, aparte que sólo los ves durante la época de la campaña cuando te bajan la luna y las estrellas para que les des tu voto y después de eso no los vuelves a ver jamás; pero al final, en la casilla me sentí con la obligación de votar y le otorgué mi voto a uno de los partidos de minoría.

No cabe duda que en nuestro país tristemente la política es un circo, pero también si nosotros no cumplimos con nuestra obligación como ciudadanos y no exigimos, las cosas nunca van a cambiar.

Saludos.

Anónimo dijo...

chilangelina, queria alertate de esta nota que puede competerte en tu acitivismo migratorio - salud e imigrantes en mass.
http://wrongingrights.blogspot.com/2009/07/sad-definitely-but-um-also.html
saludos