lunes, marzo 08, 2010

Recado de la (verdadera) teta asustada


Hace unos meses me llegó uno de esos emails-cadena-broma con instrucciones para cuando vas a ir a hacerte una mamografía. Y como hace unas semanas me preparaba para pasar por el numerito, decidí buscar el texto en mis correos viejitos, nomás por no dejar.
El mensaje decía lo siguiente:

“A muchas mujeres les da miedo la mamografía, pero no deben preocuparse… haciendo los siguientes ejercicios la semana previa a la prueba, estarán completamente preparadas para ella. Son fáciles y los pueden hacer en casa.
Primer ejercicio: Abran el refrigerador y coloquen un pecho en el marco de la puerta, ciérrenla sobre él y aprieten con fuerza. Apoyando su cuerpo sobre la puerta conseguirán hacer más presión. Aguanten esa posición...
Segundo ejercicio: Vayan a su garaje a las tres de la madrugada, que es cuando la temperatura del suelo de cemento es la perfecta. Desnúdense y túmbense cómodamente en el suelo con un pecho dejado caer bajo la rueda trasera de un coche. Pídanle a una amiga o a un familiar que mueva lentamente el coche hacia atrás, hasta que su pecho esté completamente aplastado bajo la rueda. Aguantarán, sin respirar, diez segundos. Repitan este ejercicio cada día.
Tercer ejercicio: Metan dos sujetalibros de metal en el congelador durante toda la noche. Desnúdense hasta la cintura. Inviten a un hombre corpulento y desconocido a entrar en la habitación y díganle que les apriete con todas sus fuerzas el pecho entre los dos sujetalibros. Después, hagan con él una cita para volver a hacer lo mismo dentro de un año.
¡Ahora ya están preparadas! Y cuando muestren el resultado de la mamografía a su ginecólogo, pídanle que en reciprocidad él se haga una huevografía”.

Jajaja. Ay pero qué buen sentido del humor, pensé.
En fin, que llegó el día y yo llegué a la cita suponiendo que la cosa no podía ser tan mala, ¿no? Acto seguido, estas son más o menos las instrucciones que recibí:

1- Encuérese de la cintura para arriba, póngase esta bata sin forma y que parece bolsa de basura para que se vea más gorda y guanga de lo que ya se siente. Siéntese en esa salita, junto con otras gordas guangas en bata que también están esperando. Mientras espera puede hojear una de las revistas con modelos cueros y buenotas de 18 años que tenemos ahí especialmente para que usted se sienta gorda y guanga.

2- Pase por aquí, no esté nerviosa, el frío de este laboratorio enorme es normal y no cerramos la puerta para que los pingüinos puedan entrar y salir a su gusto. Párese ahí en medio. Por cierto, quítese la bata.

3- Ah, ahorita vengo. Ahí quédese paradita y encuerada.

4- Ya vine. Huy, se ve nerviosa. A ver, se va a parar de frente a esta máquina y va a poner su "bubi" izquierda entre las dos placas (una, por cierto, es de plástico. Pro: no es de metal, está menos fría que la otra. Contra: es plástico transparente, así que de una ojeada puedes ver tu "bubi" perfectamente aplastada, como las caras de los niños contra el cristal de atrás del carro). Esto no lo dicen, pero lo piensan: a ver, como su bubi tiene una forma rarita, la voy a mover tantito para que se acomode bien, ¿eh? Ahi´ta, ahi´ta.

5- Okey, ahora con la derecha. Okey, ahora tomamos tres fotos más de cada una y ya está. ¿Duele? Ay, ya mero acabamos. Espéreme tantito, ¡no respire! ¿Le duele? ¿Aquí? Ah, le duele ahí porque ahí está la bolita, verdad. ¿Ahí? Ay, perdón.

6- Okey, regrese a la salita. No, todavía no se puede vestir.

7- Okey, ya se puede vestir. No, parece que no hay nada de qué preocuparse, pero por las dudas mejor le vamos a hacer un ultrasonido. ¿Para cuándo le hacemos su cita, para su cumpleaños?

Y ni cómo decirle lo de los güevos... era una mujer.

Ah, por cierto: feliz día de la mujer.

25 comentarios:

Eliesheva dijo...

¿Cómo pudo darme tanta risa algo tan tremendo? No quiero que llegue ese día, no quiero que me aplasten así las tetas.
Lo de la encuerada me tiene sin cuidado, tras dos partos naturales con 20 cabrones en la sala viéndome hasta las anginas estar parada desnuda en una sala helada es un juego de niños.
Ay Truax, qué cosas.
Hartos besos para usté.

Botica Pop dijo...

mis tetas están asustadas.

Alnilam ريداي dijo...

uy, estaria muy bueno aquello de la huevografía... esque si duele y bastante...aunque ese dolor puede evitar muchos dolores de cabeza posteriores

Gaviota_mx dijo...

Me encanta como usas la palabra guanga.

Si mana, pinche chinga que se llevan las tetas. Pero pos tenemos mucho a favor.

Por ejemplo, orgasmos múltiples.

Feliz Día de las Mujeres

Pillo dijo...

jajajaja, buenisimo el post, sorry por el aplastón de tetas que te dieron mija, chale...

Rubo dijo...

Qué bonito post.

Yo, pues, ehm, no sé qué más decir. Adiós.

SuperFandeMafalda dijo...

El haber relatado tu experiencia, en cierta manera, me tranquiliza un poco y hace que cuando llegue mi turno, sepa la que me espera y pos...aguante, que mas. Que bueno que no salio nada malo en tu mamografia...de menos, el ultrasonido, no duele, nomas se va a sentir frillito en la bubi ((^^)).

Aca ando de latosa otra vez...te mande una solicitu' de amista' en el Facebook, digo...por si decides aceptarme...sepas que aunque soy tu fans...no soy una fans maniaca ni nada de eso.

Cuidate mucho!!!

Carmen dijo...

Válgame, no sé si encabronarme, o de plano tomar a broma esto que escribes.

El aplastón de tetas es tan necesario y ni modo de ponerse en el plan vengativo de que ya que apastaste mis tetas ahora van tus güevos. A los hombres también les da cáncer de seno y en el caso de ellos es aniquilante por no tener grasa como nosotras, en seguida les llega al pulmón. En cambio nosotras no pasamos por la prueba de la próstata, no nos meten un dedo en el culo para saber cómo andamos, aunque exista la prueba de sangre del ántigeno.
Creo que lo que está en cuestión y no debe perderse de vista es que es importante revisarse, a pesar de los pesares sobre las tetas, a pesar del machucón, del arrimón y de los pinches médicos y enfermeras, de los miedos y de la pena.

Chilangelina dijo...

Ay Carmen. Como si me hubieras conocido ayer.

tazy dijo...

si le tengo miedo a un examen, es a ese. lo juro por dios... :s (creo que también es por obvias razones)

pero momento, momento: BOLITA???? EH???

snif, me va a tocar muy pronto, lo sospecho. con el pecho...

Jair Trejo dijo...

Sí es necesario hacerse esos examenes horribles... pero podrían ser un poco menos desagradables si los médicos se lo propusieran.

Arturo Haro dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
sivoli dijo...

podrían ahorrarse miles de pesos si nos ocuparan a nosotros para hacerles más seguido esos reconocimientos. Además, somos más precisos.

EL GANSO dijo...

Je, je, bubis de forma rarita. Es cierto, algunas parecen peras.

Ejem... decía que muy pronto se podrán hacer esos estudios por Twitter.

O de alguna forma menos complicada, y estresante. Eso espero.

Sidurti dijo...

Ni me burlo que algún día estaré ahí. Ya me burlé de las que se hacén un papanicolau... y ya me tocó pasar por la prueba.

pepegarza dijo...

Nada mas humillante para Los hombres que el examen de la prostata
chida tu cronica vecina

Lidice dijo...

Chila, un solidario abrazo!

A pesar de todas las situaciones dolorosas, incómodas y difíciles que pasamos por el hecho de ser mujeres, yo amo mi cuerpo de mujer y me siento feliz y orgullosa de serlo...

Magnífico sentido del humor, como siempre!

Hikari Hotaru dijo...

Quizá pueda soportar que aplasten mis tetas, pero no que me hagan sentir más gorda y guanga ¡eso no! Me niego a que llegue el día u.u

ANYELYT.. dijo...

jajaj buen post.
SALUDOS

vico dijo...

buenas...
empiezo a dejar comentarios...
esta de la mamografía no se me hace tan jodida como la de ir al ginecólogo y pasar por el famoso "tacto" igual me jode porque es tal cual lo contaste...

me ENCANTA tu estilo de escribir en este blog y más me gusta saber que chilangelina no es un personaje...

espero actualización más temprano que tarde

Kyuuketsuki dijo...

JAJAJAJAJAJA, venganza divina por el simple hecho de pensar en la huevografía. Te tocó examinadora.

Valsolar dijo...

Me duelen las bubies de solo pensarlo, hace poquito me hice un ultrasonido y fue una experiencia asquerosa, me consuela saber que tengo al menos 15 años antes de tener que hacerle cosas tan tremendas a mis bubies.

excelente post!

Adela dijo...

Jajajajajajaja no dejo de reirme.
Solo de imaginar los ojos bizcos que tus descriciones generan.
Ouchhhh!!!!
jajajajajaja

Ni pex! Entre esto y el maldito examen de papanicolau/colposcopía estamos fritas.
En fin, todo sea por la salú!
Un abrazote

Pancake dijo...

Esto de la salud femenina esta del nabo. En mi último examen médico, al terminar todo y yo pues terminar de vestirme, se acerca conmigo el doctor (que creo era más bien un interno) y con una sonrisa extraña, se disculpa por ser poco profesional y luego me pide mi teléfono para invitarme a salir.

Osea, primero me vio desnuda, me apretó las "boobs" y luego dijo, "venga". Chale U__U

Chilangelina dijo...

El médico de pancake se lleva el premio. Huevografía para él.