viernes, agosto 06, 2010

Recado porque Los Nos Queremos Vivos



Hace algunos meses escribí aquí mismo un post que hacía referencia a los periodistas en México. Unos días antes habían matado a Valentín Valdés Espinosa en la ciudad de Saltillo. Valentín era reportero y tenía 29 años; lo “levantaron” la noche de un jueves y amaneció ejecutado al día siguiente con un letrero: “Esto les va a pasar a los que no entiendan, el mensaje es para todos”.

Pero no fue la muerte de Valentín lo que detonó mi texto de entonces, sino una pregunta que alguien me hizo en el Formspring a raíz de esa muerte: Siendo periodista, ¿cómo es que lidias con las preocupaciones sobre tu seguridad personal o la de tu familia al ejercer tu oficio? Yo respondí lo primero que me vino a la mente, lo que en ese momento creía: yo no tengo miedo y creo que la gran mayoría de quienes están en esto tampoco lo tienen. Acto seguido, me puse a escribir.

En esa reflexión, realizada en enero de este año, explicaba que la mayor parte de mis amigos son periodistas que viven en México, y que platico con ellos frecuentemente. En aquel momento ninguno me parecía verdaderamente preocupado por su seguridad personal. Una de las razones, explicaba yo, podía ser que yo no conocía a nadie que viviera en las ciudades donde todos los días se ven muertos, ejecutados, ahorcados, balaceados, decapitados, etcétera.

Mi hipótesis era la siguiente: Por supuesto que si eres un periodista que se dedica a la cobertura de narcotráfico y seguridad, eres un blanco, sobre todo si tocas a quien se supone que no debes de tocar, si en el pasado has tenido alianzas que hoy te pueden cobrar, o si trabajas en un medio que no responde por ti. Quienes cubren la fuente sin duda están en riesgo, pero no sólo los periodistas: también lo están los abogados, los ministerios públicos, los jefes y subjefes de seguridad, los mandos altos y medios de las fuerzas armadas, y sus familias. Lo anterior me llevó a afirmar, entonces, que el peligro no radicaba en el ejercicio del periodismo, sino en la cercanía con el medio geográfico en el que miden tamaños los grupos del narcotráfico con las fuerzas armadas del Estado. Si te matan, no es porque seas periodista o abogado, sino porque estás ejerciendo tu trabajo (periodístico, legal, político, el que sea) en el área de interés de ambos grupos, afirmé yo.

Han pasado un poco más de seis meses desde entonces, y hoy me sorprendo releyendo y revisando el texto aquel. Seis meses; no años. Menos de treinta semanas en las que esa percepción, la que yo tenía, la que la gente que conozco tenía, ha cambiado.

Como la mayoría de ustedes tal vez sabrá, este sábado 7 de agosto se celebrará en lel DeFe y en algunas otras ciudades del país la primera Manifestación contra las Agresiones a Periodistas en México. La iniciativa surgió espontáneamente de un grupo de reporteros “de a pie” indignados tras el secuestro, hace unos días, de cuatro compañeros periodistas. Los secuestrados fueron liberados gracias a que trabajan para medios de comunicación con capacidad de negociación; sin embargo hay 64 periodistas más que han sido asesinados y 11 que continúan desaparecidos sin que los dueños de los medios ni las autoridades que deberían tomar estos casos en sus manos, hagan un carajo. Esta fue la gota que derramó el vaso y que dio origen al grupo Los Queremos Vivos, del que seguramente también todos ustedes saben.

Las demandas de Los Queremos Vivos son concretas: Un alto a la impunidad en los asesinatos y agresiones contra periodistas; la defensa por parte del Estado mexicano y de los diferentes órdenes de gobierno del acceso a la libertad de expresión e información para la sociedad; y el establecimiento de mecanismos institucionales para proteger la labor de los periodistas. En un documento aparte, este mismo grupo hizo un llamado a los directivos de los medios de comunicación –que tan calladitos se han quedado en muchas ocasiones ante las amenazas a sus reporteros- para que se sumen a estas demandas.

El día en el que se dio a conocer el secuestro de los cuatro reporteros platiqué con mi carnala La Concharra, que como algunos de ustedes saben, trabaja en una empresota de comunicación. Le pregunté si tenía miedo. “¿Sabes qué? Por primera vez en muchos años, ahora sí. Estamos viendo cómo cada día se acerca más”, fue su respuesta. Y yo desde LosAngeleslandia la escucho en el teléfono y un escalofrío me sacude todita. Mis amigos, mucha de la gente más importante de mi vida, está en este oficio; en medio de la sangrienta guerra entre poderes, ellos recorren a diario un país cada vez más violento armados tan sólo con un gafete de prensa. Y hoy, a diferencia de hace unas semanas, sé que mi gente tiene miedo.

Como decía en mi post de entonces, yo no conocía a los colegas que han muerto en los últimos meses, pero sí sé que con uno sólo que muere, el derecho a saber de nuestra sociedad, ese por el que varias generaciones lucharon, se encuentra en riesgo. El telón del silencio se ciñe sobre nosotros y parece que nadie hace nada. Por eso, hoy quiero pedirles que, aunque sientan que los asuntos que afectan a los periodistas no les competen, piensen un poco en las libertades que son garantizadas con el ejercicio periodístico; en el derecho que tenemos a informar tanto como los demás tienen el derecho a ser informados. Hoy les pido que compartan mi apoyo y admiración para mis colegas mexicanos de Los Queremos Vivos; porque quienes estamos en el oficio nos queremos, nos necesitamos vivos.

8 comentarios:

Dib dijo...

Me cae que eres un ejemplo, chinga'.

Sin embargo, y aunque les deseo lo mejor a tí y a tus compañeros periodistas, no creo que una "manifestación" sea la solución para nada.

Pero bueno, por algo se empieza.

Carmen dijo...

Verdades y realidades que nos duelen. Escribir desde el miedo y que de ahí derive la autocensura es lo peor que le puede ocurrir a un periodista.
Claro que apoyamos, claro que estamos concientes.


Besos y abrazos

Anónimo dijo...

Me voy a escuchar como senora chismosa, pero me dijeron por ahi que en el periodico donde trabajaba Valentin Valdes optaron por dejar de cubrir noticias relacionadas al narco y al crimen organizado para evitar tragedias. Sin embargo, eso tambien resulta en una tragedia para la sociedad que vive creyendo, como en Coahuila, que ahi no pasa nada porque el gobernador nos cuida muy bien y porque en los medios no se reporta la realidad de la situacion.
Supongo que es una decision muy dificil para los de tu profesion, cuando la vida propia y tal vez la de los seres queridos esta en riesgo.
Alice

BRENDA dijo...

Claro que apoyo el derecho que tenemos los que estamos armados solo con trabajo, honestidad, responsabilidad hacia nuestra familia, nuestra comunidad y nuestro país.
Abrazos Chila

Esquina Tijuana dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Esquina Tijuana dijo...

Fíjate que acá en TJ pues sí ha sido un pedo esto de la seguridad para los periodistas, en especial [como bien sabes] para los del semanario Zeta, pero hace como un año y medio (quizá dos) apareció calcinado un fotógrafo del Esto (OEM) dentro de un tambo de basura y nunca figuró entre las víctimas de trabajadores de la prensa asesinados... Justificaron sus compañeros y familiares (me consta) que el muchacho (como de 23 años o menos) andaba "con malas compañías", casi diciendo "se lo buscó". Fue penoso. Y en la noticia (hasta en la del medio para el cual trabajaba) apareció como "hallan calcinado en bote de basura", sin nombre, sin oficio... y todos sabían quién era. Yo me quedé shockeada (era entonces editora cultural).

Van y marchan [hasta los cobardes directivos] cuando las víctimas son grandes personajes de la prensa, pero ocultan conocer a los de menor rango que igualmente son muertos con violencia. Es muy penoso.

Luego, los procuradores de Derechos Humanos salen a decir que "antes" los periodistas eran atacados por el gobierno y "ahora" lo son por el crimen organizado. Pero en TJ las autoridades municipales todavía amedrentan a los reporteros de la nota policiaca... lo sé de facto.

Un abrazo solidario (acá también le hago al periodismo pero en temas menos densos... porque la neta sí da miedo)

tazy dijo...

yo no pertenezco al gremio, pero fui en acto solidario, precisamente porque ustedes son la punta del iceberg de todo lo que está pasando. esto no es de unos, sino de todos, por eso, hay que hacer frente común.

Ian dijo...

Hola,
Ya hace rato que no pasaba por aquí.
Hoy me encontré con esto y me acorde del Rincón del Recado.

Saludos