domingo, febrero 18, 2007

Recado del tiradito: Matthew y los tocayos

Marcha Migrante, día 3: Tucson-Douglas

El tercer día de la marcha salimos de Phoenix y nos fuimos a Tucson, en donde hay un lugar en el que desde hace 30 años se celebran ceremonias en honor de los migrantes muertos y no identificados. Formalmente el nombre del lugar es Capilla de Anhelos, pero la gente la conoce como “capilla del tiradito”, debido a la leyenda de que ahí apareció el cuerpo de un hombre, cuyo nombre no se sabe, que presuntamente habría sido asesinado y luego “tirado” ahí por el padre o el esposo de alguna mujer de la cual era amante.

Hasta ahí llegó la Marcha Migrante para hacer su propia ceremonia, en compañía de algunos activistas y de gente de las organizaciones de esta ciudad. Entre ellos se encontraba Isabel García, presidenta de la Coalición de Derechos Humanos de Tucson y a quien seguramente recuerdan.

A Isabel recientemente le fue otorgado el premio de Nacional de Derechos Humanos 2006 del gobierno mexicano, y cuando iba a ser la ceremonia de entrega, en la cual estaría el chaparrito-peloncito-delentes, le anunciaron que no podía leer su discurso, en el cual haría una crítica al propio gobierno mexicano por su posición entreguista ante Estados Unidos en el tema migratorio. Como consecuencia de esto, Isabel no se presentó a recibir el premio.
La ceremonia en el lugar fue lindísima. Como no había un lugar en donde se pudieran “plantar” las cruces que la caravana viene colocando en cada punto donde se detiene, se decidió simplemente colocarlas en el piso y luego cada persona que así lo quiso prendió una veladora en honor de alguno de los migrantes muertos, identificados o no.

Francisco Domínguez, un fotógrafo de Sacramento, California, que viaja con nosotros, fue el primero en encender su veladora, verdaderamente conmovido. Como recordarán, en enero pasado la patrulla fronteriza asesinó a Francisco Javier Domínguez, de 22 años y originario de Puebla, en la franja fronteriza, cerca de Douglas, Arizona.
“Me impactó saber que una persona con mi nombre había muerto”, me dijo Francisco. “En parte eso ayudó a que me decidiera a venir a este viaje; algo así te golpea, porque sabes que aún hay gente que va a pasar por esta situación”. Así que Francisco escribió el nombre del migrante muerto, que es el suyo, en una veladora y la puso en la capillita.

La capilla, además de ser un sitio en el que hay una vibra superintensa, me imagino que debido a toda la gente que ha pasado por ahí en medio del ambiente racista y antiinmigrante de Arizona, también es un lugar muy interesante porque en uno de los muros ruinosos de lo que fue el templo, y que está lleno de hoyitos, la gente deja papelitos pidiéndole al “tiradito” algún favor. Por supuesto, dejé el mío también y el día que me lo cumpla prometo que se los haré saber.

Pero el momento más emotivo para todos nos lo dio Matthew, quien a sus 12 años está haciendo todo el recorrido con nosotros, en compañía de su papá, Russell. Cuando a Matt le tocó prender su velita y empezó a decir unas palabras, inesperadamente le ganó la emoción. “No entiendo. No entiendo por qué nuestro gobierno tiene que hacer esto. Tanta gente muriendo sin razón”. No pudo decir más porque no podía dejar de llorar. Nunca la verdad había sonado tan sincera.

Después de la ceremonia la gente de la Coalición nos dio sopa y pan, y de ahí nos fuimos a Douglas. Frente a la garita que comunica con la ciudad de Agua Prieta, en Sonora, el grupo plantó una cruz y rindió un homenaje a Francisco Javier Domínguez, el tocayo muerto.

--------
Las notas de la marcha publicadas en La Opinión se pueden leer aquí

7 comentarios:

Cyrana dijo...

Isabel García, ya no es sólo un nombre más.
Si quienes otorgan los premios, tuvieran la misma claridad para apoyar...tal vez, habría más gente buscando lo mismo.
Creo que la esperanza siempre estará en los Matt, el cambio se logra de a poco, hay pocos valientes que luchan y dan la cara, por eso la vida tiene sentido.
Abrazos con sol y frutas para el camino (melones, tunas, duraznos, uvas... es tiempo de uvas)
Cyrana

Blas Torillo dijo...

Chila amiga.

Ando a las super carreras (tengo que entregar una chamba mañana en la mañana y no he terminado /igual y termino en la madrugada), así que no he leído este último, pero en cuanto tenga tiempo lo haré.

Mientras sólo te dejo un besito. Y si me mandas tu correo, te preguntaré alguna cosa que me ronda la cabeza desde hace como 3 o 4 días.

Mi correo está en mi perfil (creo).

Besito.

Bye-gon.

pedrolv dijo...

¿Para cuando sale el libro con todos los relatos de la caravana Chilangie?

Pido mano para el autografo!!

Saludotes!!

ChicaFresa dijo...

No me he perdido uno solo de tus relatos e imágenes y ya puse un anuncio para que pasen a visitarte mis cuadernitos.
Me sumo a quienes piden ¡libro, libro! y exigen ¡premio, premio!.
Un abrazo

juan manuel dijo...

De los relatos surgidos de la lectura de tus crónicas migrantes -¡remembras?- ante campesinos zacatecanos:
"Un ejidatario me platicó que uno de sus hijos regresó de Tucson después de cinco de años de bregar por aquellos lares con una fuerte diarrea, fue con el médico(?) del pueblo quien le dijo: Ustedes que vienen de EU regresan contagiados con SIDA, el chavo no soportó y se ahorcó. La autopsia reveló que tenía...salmonelosis".
No comments, ¡pa' qué?
Saludos Chilangelita.

J.M.

chilangelina dijo...

Cyrana, asi es, muchos Matt necesitamos...gracias como siempre...
Blas, usted no se preocupe, aqui lo esperamos...
Pedro, uy, nomas que haya un editor con buen ojo, jajaja...
Chicafresa, gracias por el promo... que tengas boca de profeta!!!
JM, chale, que fuerte. No comments.

Lorna Dee Cervantes dijo...

Hola. Thank you very much for posting the fotos of me on our trip to Texas. I will always remember this trip with all of the people that were with us. Let's stay in contact and hopefully we'll work together again. I am writing to you from my compa˜era's account. You can send a message via her blog. Siempre, Francisco J. Dominguez de Sacra - consafos.