lunes, agosto 06, 2007

Recado que celebra…

…la elección de Lydia Cacho para recibir el Premio al Valor Periodístico que entrega cada año la organización International Women’s Media Foundation (IWMF), y que este martes hará el anuncio formal.

La IWMF surgió en 1990 como una organización no lucrativa que busca fortalecer el papel de las mujeres en el periodismo y en los medios de comunicación alrededor del mundo, basándose en el principio de que ningún medio periodístico es verdaderamente libre a menos que las mujeres puedan hacer oír su voz en él.
Cada año esta grupo elige a tres mujeres periodistas de todo el mundo para recibir el premio, y entrega además un premio por trayectoria. El año pasado me tocó asistir a la gala de la IWMF, en la que este último premio fue entregado a Elenita Poniatowska.
Cuando empezó la ceremonia me sentí super conmovida. Las ganadoras del 2006 fueron tres mujeres impresionantes.


La primera de ellas fue Jill Carroll, reportera freelance de 28 años que fue secuestrada en Bagdad el 7 de enero de 2006 mientras trabajaba para The Christian Science Monitor. Carroll tenía agendada una entrevista con Adnan al-Dulaimi, un líder suní (o sunita); cuando llegó al lugar de la entrevista le avisaron que no iba a poder hacerla, y cuando manejaba de regreso, un camión se atravesó en el camino y la subieron a un vehículo. Estuvo secuestrada durante 82 días. El día de la entrega no estuvo en el lugar, pero su mamá fue a recoger el premio en su nombre.

La segunda homenajeada fue la china Gao Yu, de 62 años, periodista freelance de Beijing que en dos ocasiones ha sido encarcelada por su trabajo en favor de la defensa de los derechos humanos y en contra de la censura en su país. La primera de sus sentencias, de seis años, fue por “filtrar secretos de estado” en un periódico que, paradójicamente, apoya al gobierno de Hong Kong. Gao ya había sido elegida el premio una vez, en 1995, pero no pudo recibirlo debido a que se encontraba en prisión.


La tercera fue la libanesa May Chidiac, de 43 años quien es uno de los rostros más populares en los noticieros de televisión en Líbano. En septiembre de 2005, durante uno de sus programas, Chidiac hizo una denuncia cuestionando al gobierno de Siria por su intervención política en Líbano e implicando una posible responsabilidad de los sirios en el asesinato del primer ministro libanés Rafik Hariri, de acuerdo con un reporte de Naciones Unidas. Al terminar el programa, Chidiac subió a su auto y una bomba colocada bajo el asiento del conductor explotó. La periodista perdió el brazo y la pierna izquierdos.
A pesar del accidente, y tras meses en recuperación, May regresó a conducir su noticiero.
Cuando pasó a recibir su premio, caminando con dificultad debido a las prótesis, pero con una sonrisota bien puesta, automáticamente todos los que estábamos ahí nos pusimos de pie.

Este año, nuestra Lydia Cacho ha sido seleccionada para recibir este premio. Lydia se dio a conocer internacionalmente en los últimos meses por el escándalo de las conversaciones telefónicas entre el “gober precioso” y el cerdo empresario textilero Kamel Nacif. Todos recordamos las grabaciones entre estos dos sujetos con el plan de darle “sus coscorrones” a Lydia debido a la publicación de su investigación periodística “Los Demonios del Edén”, en la que involucra a políticos y empresarios mexicanos, entre ellos estos dos, en una red internacional de pederastia con sede en México.

Sin embargo el trabajo de Lydia data de muchos años atrás. Durante más de veinte años ha reportado sobre temas relacionados con la violencia doméstica, el crimen organizado, la corrupción policíaca, y ha sido activista en la defensa de los derechos de las mujeres en ciudades donde poco se habla de los derechos humanos. En 1998 fue violada y golpeada en el baño de una estación de autobús debido a esta labor.
Junto con Lydia, este año recibirán el Premio al Valor Periodístico la periodista de Etiopía Serkalem Fasil, y un grupo de seis reporteras iraquíes. Peta Thornycroft, de Zimbabwe, recibirá el reconocimiento por trayectoria. Los premios serán entregados en Los Ángeles el próximo 30 de octubre.

Cuando hablé por teléfono con Kathleen Currie, subdirectora de IWMF, me dijo: “Nuestra organización honra a aquellas mujeres que han mostrado un extremo valor en la realización de su trabajo, no sólo en una historia, sino a lo largo de su carrera. Lydia es bien conocida por su trabajo en México, particularmente por su investigación sobre la red de pedofilia y las agresiones en contra de las mujeres. Es una mujer que ha arriesgado mucho, que ha sido amenazada, encarcelada, golpeada; es el tipo de mujer al que va dirigido este premio”.

Sirva este humilde espacio para darle honor a quien honor merece.

15 comentarios:

Kabeza dijo...

Clap, clap, clap...
Iba a decir que festejáramos con unas botellas de cognac, pero mejor le damos mate a unas chelitas.

chachairu dijo...

Bravo, bravisimo y a darle a esas chelas! tienen un pretexto ejemplar.
saludos!

mONERO jOSEjUAN dijo...

De acuerdo, realmente Lydia tiene méritos para el premio... Mi respeto y admiración... en ésta temática las mujeres son extremadamente valientes (perdón congéneres)...

Muy buen reporte Chilangelina!
Salud por Lydia & valientes periodistas!!

j.j.

Libradita dijo...

Siempre es muy satisfactorio enterarse de los reconocimientos a la labor de las mujeres, sobre todo aquellas que exponen el pellejo y ponen el alma en su trabajo. Me gustó mucho tu post.
Felicidades a Lydia!!

Pillo dijo...

Felicidades a Lydia y felicidades a todas esas mujeres que hacen una diferencia con su trabajo, sean o no periodistas....la neta chillé con lo de la periodista de Libano..muy bueno el post....

:::X@Vy_Thê_M@N::: dijo...

Por mujeres como esa, es que me da orgullo seguir respirando.. (eufemismo) me pongo de pie y me quito el sombrero (imaginario)...

tazy dijo...

el año que entra veremos a chilangenila recibiendo el premio por sus reportajes sobre las peligrosas cumbres sacatraperas

juan manuel dijo...

ChilAngelita:

Tienes razón: ¡HONOR A QUIEN HONOR MERECE!, aunque te (les) voy a decir una cosa muy sincera: no me sorprende.
Me explico: por azares del destino, siempre he estado rodeado de mujeres, desde la familia,la escuela, pasando por la universidad y mis doscientos años en la burocracia, siempre tuve y he tenido mayoritariamente compañeras, amigas, etcéteras y, hasta jefas de trabajo.
Y aunque las mujeres son los seres más indescriptibles, misteriosos e impredecibles del planeta, algo sí he aprendido en tantos años de convivencia: son espiritualmente más fuertes y decididas que nosotros, los autodenominados "machines".

¡Salud por Lidia! y, como dijo el filósofo(?) Pepe Aguilar: ¡Por mujeres como tú..!

J.M

Jazmin dijo...

Felicidades a Lidia y gracias a tí por el reporte. La verdad, mis respetos a las colegas que se arriesgan el pellejo a diario, eso es convicción, no chin*******.

La Concharra dijo...

Me uno a los festejos por el reconocimiento al trabajo y la fortaleza de Lydia Cacho, quien realmente se enfrenta a gansters...

Hace poco Lydia sufrió otro atentado: "alguien" aflojó los birlos de su camioneta, con todo y la vigilancia de la PGR ???...

Bien por el post y por tu solidaridad Chila...

Yomero dijo...

Orale. Que bien que se den estos reconocimientos porque ahora si está peligroso el oficio del periodista. Y mucho más si eres bueno (o buena).

Yo nada más d epensarlo me dan más ñañaras que a Fox.

sirako dijo...

y bien buena onda que exista este premio. que aunque estoy seguro que una persona que hace su trabajo al nivel destas personajotas no necesitan esos reconocimientos, pero es un buen incentivo pal mundo que las rodea, demostrando así, la banda, que todo vale la pena, y que sin ustedes, la mera vena de la informeichon, a veces no somos nada.

honor, como dices, a quien honor merece y bailecito feliz.

oalá el mundo no se prestara para ser tan ojete con los y las periodistas, pero ya me vengaré a nombre de todos cuando termine de constuir mi máquina telepática para provocar suicidios.

La Pao dijo...

excelente reportaje. No se celebra solo la valentia de la crisis de Lydia, sino toda su trayectoria.

chilangelina dijo...

Todos le aplaudimos a Lydia, clap, clap, clap!!!
En octubre me toca ir a la premiacion, ahi les estare contando...

Beto dijo...

El mejor oficio del mundo. Suertudota.