miércoles, julio 13, 2011

Recado sobre la apología de la pobreza



“Bienaventurados los pobres, porque de ellos será el Reino de los Cielos”. Con este cuento chino plasmado en la Biblia, pero también en otros libros religiosos que utilizan formulismos similares, una pequeñísima parte de la humanidad ha logrado mantener a raya a la restante gran mayoría. La pequeñísima parte, desde luego, es la que posee el mayor porcentaje de la riqueza del mundo; la gran mayoría mantenida a raya, sobrevive por debajo de la justa medianía sugerida por Juárez, pero goza del consuelo de que algún día verá a su dios.

Si hay un pueblo que ha comprado ese mito completito, es el pueblo latinoamericano. Desde luego el caso que mejor conozco es el de México, pero debido a la influencia de la Iglesia Católica, la mayor parte de los países de América Latina cojea del mismo pie: el pobre es bueno, noble, con valores, aprecia lo que verdaderamente importa, es honrado y trabajador. Por esta razón, aunque sufra mucho, al final de la vida tendrá su recompensa: una muerte que lo conducirá derechito al paraíso. El rico, por su parte, es huraño, desalmado, materialista, sin afectos, cínico, mañoso y culero. Se da una gran vida y abusa de los pobres; pero claro, cuando muera, arderá en el infierno.

Aunque parece que estos estereotipos son extremistas, y aunque la mayoría podríamos decir que los conocemos, pero que de ninguna manera comulgamos con ellos, resulta interesante ver cómo en todo momento aparecen como parte de un sistema de valores que la sociedad mexicana-latinoamericana legitima sobre la marcha, permitiendo que los engranes de la maquinita que echó a andar tal sistema sigan funcionando aceitados para preservar el status quo: los pobres siguen pobres, los ricos siguen ricos, y la muerte pondrá a cada quien en su lugar.

Si bien en el caso mexicano algunas manifestaciones arquetípicas del sistema de valores del que hablo se han dado en los medios de comunicación (quién puede olvidar al Torito, tan bueno y noble y honrado y chambeador, él), pequeñas réplicas del mismo se nos van apareciendo a cada paso. En términos generales, vivimos en una sociedad en la cual el pobre desprecia a quien tiene dinero, lo descalifica y automáticamente éste se convierte en el motivo de su burla: es el popis, el fresa, el ricachón, el de arriba. El discurso clasista de Andrés Manuel López Obrador es un buen ejemplo: apenas hace un mes me tocó escuchar en el Zócalo de la ciudad de México su mensaje más reciente: no debemos estar en contra de todos los panistas, porque los panistas “de abajo” no son malos, sólo son víctimas de los panistas “de arriba”; a esos de arriba es a los que hay que atajar. En ese universo no hay gente buena con dinero ni pobres culeros.

El discurso que divide se encuentra también en la vida cotidiana. En la vida diaria, entre la gente a la que frecuento, e incluso entre la gente a la que sigo, por ejemplo, en tuiter, es común encontrar a quienes se burlan de las personas que pagan más que ellos por algunos bienes; hay quienes suelen jactarse de las tranzas por las cuales se hacen de servicios sin pagar completamente por ellos, de lo barato que han conseguido algo en el mercado negro o gracias a la piratería, e incluso de los beneficios de recibir apoyos por parte del gobierno. Me ha tocado leer a quienes cuentan cómo con poco dinero han comprado objetos o alimentos y se burlan de quienes pagan más, sin pensar que cuando pagas poco por una fruta o una verdura, es porque al que la produce también le están pagando poco por su trabajo. Hay una obsesión por demostrar que el pobre es listo, trácala, que saca ventaja de los otros, que le da la vuelta al que tiene más que él y que al final siempre gana y se chinga a los demás. “Pobre pero abusado”, viene a ser el nuevo “pobre pero honrado”.

Hace un tiempo una amiga que es maestra de bachillerato me contaba que sus alumnos se sorprendieron al conocer el monto de la fortuna de Bill Gates, y el hecho de que desde muy joven había logrado el éxito financiero. “Yo les dije: pues sí, pero esas personas están solas, su dinero no les sirve de nada”, me dijo mi amiga muy orgullosa. “De hecho creo que es el soltero más codiciado, porque ni familia tiene”. Yo le recordé a mi amiga que eso no es cierto: Bill Gates sí tiene familia, Melinda Gates, su guapa esposa, encabeza varias fundaciones que se dedican a becar estudiantes sin recursos, y nada me hace pensar que la tal pareja esté más o menos sola que cualquiera de las parejas que viven en una unidad del Infonavit.

Aunque los gobiernos suelen aprovechar en su favor el discurso que vende a la pobreza como una cualidad superior, admirable, sin duda la mayor beneficiaria de tal maniqueísmo es la Iglesia Católica. Bienaventurados los que van a misa y dejan su limosna aunque no tengan para comer, y dejan a sus niños para que canten en el coro y funjan como monaguillos, porque ellos verán a dios. Bienaventurados los que se meten unas chingas de tres horas en el transporte público, ocho horas en un empleo, cuatro en el otro, otras tres horas en el transporte público de regreso a su casa, para llegar a encontrar dormidos a sus cuatro hijos chorreando mocos y con la panza llena de lombrices, todos durmiendo en un solo cuarto, porque ellos serán llamados a la gloria. Bienaventurados los que sufren, porque de ellos será el reino ese del cual no tenemos ninguna certeza, mientras en el paraíso terrenal los obispos y cardenales manotean enseñando sus anillos de oro, se transportan en autos lujosos y viven rodeados de oropel sin saber lo que es el hambre o la sed. Bienaventurados los que no cuestionan y se conforman con el amor de su familia, porque mientras haya familia y amor el dinero es lo de menos, y le hacemos otro hoyito al cinturón, y nosotros somos chingones y salimos adelante, y además ganó la Selección.

Hace unos días murió Facundo Cabral y entre las personas que rescataron sus canciones por este motivo, muchas eligieron Pobrecito mi patrón para recordarlo. La letra de esa canción dice así:

Juan Comodoro,
buscando agua encontró petróleo,
se volvió rico...
pero se murió de sed...
(…)

Mas que el oro es la pobreza,
lo mas caro en la existencia...
Pobrecito mi patrón
piensa que el pobre soy yo...

Solamente lo barato,
se compra con el dinero...
Pobrecito mi patrón
piensa que el pobre soy yo...

Que me importa ganar diez,
si sé contar hasta seis...
Pobrecito mi patrón
piensa que el pobre soy yo...


Y a mí me vuelve a entrar la rabia, porque nuestra cursi, cursísima alma latinoamericana, a pesar de nuestros grados académicos y nuestras lecturas de Marx, sigue haciendo esta ridícula apología de la pobreza. La verdad es que a mí me gusta ganar diez, y al que sólo sepa contar hasta seis, pues enseñémoslo a contar hasta cien.

25 comentarios:

Marita dijo...

Honestamente, nunca había visto la situación con este enfoque. Mi abuelita es muy católica y tiene esta filosofía metida hasta los huesos.

Argénida Romero dijo...

En algún momento he pensado sobre este tema. Me encanta saber que es una reflexión que va más allá de lo aparente, cosa que quizás no había tomado en cuenta las asumo ahora luego de leerte.

Daredevil Tam dijo...

No puedo estar más de acuerdo contigo y qué tal cuando vives en otro lado (como tú y yo que hemos vivido en SoCal) que se enorgullecen de cumplir con el estereotipo negativo de la mexicanidad y si tú eres chambeador y esforzado solo eres queda bien con "los gringos"... aun así me parece que seguir abogando por como dices hacer pensar que puedes contar hasta 100 es lo mejor que se puede hacer, no por generar consumismo y superficialidad sino por generar verdadero entusiasmo por la vida y el progreso.

Srita. Avena dijo...

A mi también me encabronan esos discursos de doble moral de las religiones y los gobiernos.

Me encabrona la vocación de mártires de las mujeres católicas y la doble moral de los "chambeadores" que venden piratería en la calle o los millones de niños que estiran la mano pidiéndote para un taco y si no les das te insultan o te pegan.

Me encabrona de sobre manera la ignorancia y comodidad del buen mexicano, que por que alguien le dijo que las cosas "deben ser así", las cree.

¿has visto los spot del gobierno federal? ¿has visto alguna telenovela? ¿Ganamos el mundial? los pobres claro que venden.

Gracias por tu post.

V dijo...

Concuerdo contigo, la verdad es que es difícil no "tragarse" ese cuento del "nosotros los pobres y uds. los ricos" ya que nos lo venden hasta el cansancio, desde nuestros abuelos hasta la tv, el radio etc.

AutodromEilend dijo...

Completamente cierto todo lo que expones, es lamentable que el Mexicano crezca con esas ideas que se le venden en la películas, novelas y discursos políticos. Cuando uno paga por software lo ven a uno como un bicho raro, como un tonto que merece ser insultado y despreciado por rendirse ante los "malignos empresarios" y pagarles por un producto que puedes conseguir "gratis". Es triste, además, que esto no parezca que vaya a cambiar pronto, seguramente llegaremos a viejos viendo este mismo comportamiento. Espero equivocarme.

J Carlos dijo...

Me gustó mucho este recado, te lees muy enojada con ello, ¿pues que te pasó que despertó esto en ti? Existe el discurso de las dos américas, ese donde se analiza América desde sus conquistadores, (católicos y protestantes) quienes nos dejaron el ser pobres en tierra pero ricos en cielo, y no así el discurso protestante quienes buscan la "riqueza" desde la tierra.

sabes, leo también en los comentarios, enojo que se puede perder un poco, esto no se trata de "malditospobrestodogratis" pues creo q existen productos o servicios que son EXAGERADOS en sus costos. en fin, que gustó sigas por acá dejando semillas en las cabezotas.

Para condimentar tu nota, dejo un fragmento de la bio de San Charbel, hace unos meses que la vi y me sorprendió muchísimo este párrafo, esto es lo que mas quisiera la iglesia católica.
"Chárbel, con 25 años de edad, en 1853 se consagró al Señor por los tres votos religiosos de Obediencia, pobreza y castidad..."

Buena vida!

Pinkrobot dijo...

En carrera vi algo de Max Weber y me tocó leer un libro donde hablaba de la relación entre el capitalismo y el protestantismo en EEUU. Él mencionaba que los protestantes favorecían el trabajo constante y veían el dinero como fruto del trabajo ganado en virtud de una obra. Vaya, tener dinero para ellos era símbolo de una persona trabajadora, de bien y no de un empresario explotador y gandalla.

Estados Unidos tendrá sus muchísimos defectos, pero creo que cuando menos tuvieron suerte de que no les tocara el catolicismo como religión default

Chilangelina dijo...

Marita, creo que es el caso de todas las abuelitas.

Argénida, es algo muy difícil de sacar porque ha sido el pan nuestro de cada día, pero también ha sido la herramienta perfecta para que nada cambie.

Daredevil, de acuerdo. Qué gusto tenerte por aquí, espero que estés bien :)

Avena, los pobres no sólo venden, sino que son la mercancía y también los que compran. Todos ganan. Gracias por leer :)

V, la cosa ahora es inventarse un cuento distinto.

Autodrom, es una de las características de esta errónea concepción de la pobreza; como que todos te deben, entonces de alguna manera tienes que compensar. Es interesante ver que al pobre, como roba por necesidad -pero eso bueno-, no se le condena de igual manera que al rico que también roba. Pero ps robo es robo, ¿no?

J Carlos, no estoy enojada, es que escribo de corridito, jaja. Esta es una idea que sostengo desde hace mucho tiempo, ya con anterioridad he escrito cosas similares. En esta ocasión fue esa admiración imbécil por las canciones que ensalzan al pobre contraponiéndolo con un "pobrecito" rico hicieron que el tema volviera a surgir.

Es interesante que tanto J Carlos como Pinkrobot, y en tuiter alguien más, hayan mencionado el caso del protestantismo y la prosperidad en la tierra como sinónimo de virtud. Sin duda ahí hay un caso para revisar y ver qué de bueno podemos retomar...

enecinco dijo...

“Bienaventurados los pobres, porque de ellos será el Reino de los Cielos”. no se refiere a lo material, si no a lo espiritual, lamentablemente, solo de esta manera es como la gente trata de confundir, y asi tratar de seguir echandole a la iglesia, porque no hablan de porcentaje de hospitales catolicos en U.S.A, de quienes son los unicos que tienen preocupacion de los enfermos de sida?, quienes ayudan a los nesecitados.....si, la iglesia catolica....pero simpere va a ver el punto negro en la hoja blanca....asi como a tenido erroores, creo que ha tenido mas aciertos....

Pinkrobot dijo...

Me refería a que al menos allá no está tan marcada la idea pobre = bueno / rico = malo y que en general creo que el catolicismo es uno de los factores que nos tiene bien amolados acá. Sería interesante poder ver cómo estaría México bajo el yugo de otra religión, aunque en general creo que cualquier religión profesada con tanto fervor tiene efectos negativos en los países, sobre todo cuando no hay una línea divisoria REAL entre Iglesia y Estado

Chilangelina dijo...

Enecinco, por supuesto que sabemos que "Bienaventurados los pobles..." no se refiere a lo material. Ese es justamente mi punto. La Iglesia Católica continúa ensalzando la pobreza en los otros mientras ella vive en la opulencia.
Sobre tu afirmación de que los hospitales católicos son "los únicos que tienenn preocupación por los enfermos de sida", te invito a que te informes mejor, porque eso no es cierto ni en EU ni en México. Por el contrario, la Iglesia Católica, al condenar el uso del condón, es la principal promotora de la pandemia.

Pinkrobot, de acuerdísimo, ese es justamente mi punto: el maniquísmo puro que se nos ha impuesto y que seguimos reproduciendo. Por eso cité a Juárez y a la justa medianía, que no es más que buscar el equilibrio en todos los aspectos.

enecinco dijo...

Chilangelina...

empezare citando extracto de una entrevista a sam miller...

En el transcurso de mi vida, jamás había visto un ataque más revanchista, más insidioso, más prejuiciado, que el que he observado en los últimos 18 meses contra la Iglesia Católica; y lo que más me extraña, es que suceda en los Estados Unidos, donde se supone que existe un absoluto respeto por todas las confesiones religiosas>>. (Sam Miller)


¿Sabías que en 2007 había en el mundo 1.115 millones de católicos bautizados?

Pues, de ese total, América tiene la mayor cantidad, el 51%, lo que asciende a unos 547 millones; Europa alberga al 26%, unos 282 millones; en África está el 16% o unos 147 millones; en Asia el 13%, lo que equivale a unos 116 millones; y, en Oceanía, está un 0,8%, o sea unos 9 millones.

enecinco dijo...

¿Han pensado cuál es la verdadera razón para que algunos medios y grupos se ensañen en una permanente “vendetta” contra una de las más importantes instituciones de la Humanidad, como lo es la Iglesia Católica? Se han detenido a pensar cuál es su objetivo?
Luego de la Guerra Civil, hacia 1864, los fundamentalistas, los conservadores, los protestantes y los White Anglo-Saxon Protestants (WASP), iniciaron la trágica moda de quemar cruces a lo largo y ancho del país, especialmente en el Sur.

Pues bien, en lo que a mí concierne, muy poco es lo que ha cambiado desde entonces y hasta el día de hoy.
Pocos conocen y menos aún se divulga, que solo en los Estados Unidos, la Iglesia Católica educa a 2.6 millones de estudiantes, lo que le cuesta más de 10.000 millones de dólares y, por ende, se le ahorra a los demás contribuyentes norteamericanos esa suma al año.

enecinco dijo...

En España, por su parte, 5.141 centros católicos de enseñanza forman cerca de un millón de alumnos, ahorrándole al Estado más de 3 millones de euros por centro por año!
Los estudiantes de los centros católicos de enseñanza en todo el mundo, terminan sus estudios universitarios en un 92%; con cargo exclusivo a los fieles católicos; mientras la educación laica estatal se paga con los impuestos de toda la población, incluyendo la de los católicos, que además ya han sufragado, por su propia cuenta, la de sus hijos, con cargo a su patrimonio familiar.

enecinco dijo...

La lista de los 100 hospitales más connotados de los Estados Unidos, no solo está encabezada por el Saint Joseph´s Hospital and Medical Center de Phoenix, Arizona, entidad que ha prestado sus servicios por más de 115 años continuos, sino que 28 de los otros hospitales seleccionados son también operados por la Iglesia Católica.

Uno de cada cinco estadounidenses, acude a un hospital católico.
Ahora, si bien en los Estados Unidos hay más de 260 centros médicos católicos, en España 107 hospitales católicos le ahorran al Estado y a los contribuyentes unos 50 millones de euros por hospital al año, mientras que 1.004 centros, entre ambulatorios, dispensarios, asilos, centros de minusválidos, de transeúntes y de enfermos terminales de SIDA, con más de 51.300 camas, les ahorran otros 4 millones de euros por centro al año.

En total, la Iglesia Católica administra y sirve el 26 por ciento de los centros hospitalarios y de ayuda sanitaria que existen en todo el mundo!
También en España, el gasto de Cáritas al año es de 155 millones de euros, salidos todos del bolsillo de los católicos españoles; el gasto de Manos Unidas suma otros 43 millones de euros del mismo bolsillo; el gasto de las Obras Misionales Pontificias llega a 21 millones de euros, ¿imaginan de dónde sale ese dinero?; y, además, hay 365 centros de reeducación para marginados sociales, ex-prostitutas, ex-presidiarios y ex-toxicómanos, unas 53.100 personas permanentemente, que le ahorran al Estado y a los no católicos del país más de medio millón de euros por centro en cada anualidad.

enecinco dijo...

Eso, sin hablar de los 937 orfanatos españoles que albergan 10.835 niños abandonados, ahorrándoles a los contribuyentes y al Estado, por supuesto, unos 100.000 euros anuales por centro.

Ah! Y el 80% del gasto de conservación y mantenimiento del Patrimonio Histórico-Artístico español lo cubre la Iglesia Católica con las limosnas y donaciones de sus fieles, habiéndose calculado un ahorro aproximado al Estado de entre 32.000 y 36.000 millones de euros al año!
Cuánto cuesta mantener para la Humanidad tantas y tan monumentales obras históricas de la cristiandad? Puede alguien siquiera imaginar la titánica labor que ello implica no solo desde el punto de vista logístico, sino financiero?
Sumemos el que casi la totalidad de personas que trabajan o colaboran con las obras de caridad católicas, trabajan por los demás sin pedir a cambio un salario, realizando su labor para ayudar al prójimo sin pedir nada para sí. ¿En cuánto creen que podríamos cuantificar su trabajo?
O, en cuánto podríamos tasar las vidas de tantas monjas católicas, ofrendadas solo por amor al prójimo en los lugares más hostiles del mundo?

Daredevil Tam dijo...

We get it enecinco, eres católic@ y no ves ningún mal en la institución, estás en tu derecho, pero eso tampoco la hace perfecta ni libre de culpas... como tampoco la hace a ninguna otra institución. Que si se van a lugares hostiles y remotos? que si hay sacerdotes pederastas? Que si el papado durante la segunda guerra protegió al genocidio de judíos? sabes porque termina no importando? porque son seres humanos ordinarios que tuvieron en su momento la oportunidad de elegir y eligieron mal. No te estoy atacando solo estoy tratando de reforzar mi opinión de que se puede ser muy bueno y muy malo a la vez. En cuanto a sistemas de salud, ahí si, discúlpate y vete; al menos en México la SSA y el horripilante seguro popular (horripilante para los que si pagamos nuestros impuestos) garantizan la atención de todos los niveles de atención a las personas que no cuentan con seguridad social, independientemente de si ven las novelas o leen a García Márquez, si son católicos, ateos o americanistas... y se atiende lo que sea con los recursos que se tienen a la mano (y me consta porque soy médico en uno de esos lugares) tampoco somos perfectos, pero al igual que los hospitales católicos, no somos los únicos.

Gaviota_mx dijo...

Ay! me tuve que saltar un chingo de comentarios para llegar hasta aquí!

Pues yo no me tragué el cuento del pobre pero bueno, yo me tragué el de pobre pero revolucionaria. Y ahí andaba yo en mi adolescencia, pensando que los valores del Che y de Fidel eran los míos, que los EU no eran malos sino malísimos y que ser rico era lo mismo que ser burgués sin ningún valor intelectual y/o político.

Lo bueno de crecer y seguir estudiando es que con suerte, te libras de los dogmas.

Muy sabroso post man'ta. Como siempre, mostrando lo chingona :-D

besos

enecinco dijo...

Daredevil,.....

totalmente de acuerdo,mi punto es, el porque siempre se centralizan en lo malo, y siguen atacando, si hay mucha sangre detras de la iglesia, pero eso no debe de opacar las cosas buenas que esta haciendo.....en cuanto a lo SSA, por eso no toque el tema de Latinoamerica, porque aqui nos falta camino por recorrer, por eso hago Enfasis en U.S.A y españa....

Chilangelina dijo...

Enecinco, creo que te confundiste. Este post no es sobre la Iglesia Católica, este post es sobre la apología de la pobreza. En él menciono a quienes considero que se han valido de esta figura para preservar el status quo: la plutocracia, las instituciones a cargo de la producción y distribución cultural nacional oficial, la familia y desde luego la Iglesia Católica.
Si mi post fuera sobre la Iglesia Católica, y hablara de lo mala que es y no mencionara sus bondades, tus comentarios vendrían al caso. Pero tu respuesta -o tus varias respuestas, algo un poco raro-, que se desvía completamente del tema para hacer una defensa rabiosa de tal institución, tiene un dejo de fanatismo para el cual creo que no hay respuesta válida.
Por esa razón, considero que la respuesta que te di antes salda lo que puedo decir sobre el tema, y evitaré entrar en un debate que no era el objetivo de este post.
Saludos.

Luisitio dijo...

La verdad es que nos limitamos cañon los latinos,no en todos los casos, pero si optamos por cosas faciles y mal pagadas

Úrsula Amaranta dijo...

Yo creo que la iglesia católica ha tomado esa herramienta, le conviene, y de la misma forma lo han hecho gobiernos y patrones, lo que realmetne entritece es que nos la sigamos creyendo y eso no es culpa ya de la iglesia ni del gobierno ni de los patrones, ya a estas alturas es culpa nuestra por seguirnosla creyendo y mas aun, por justificarnos d emuchas cosas en ese discurso. Yo soy lo que ahora nombraron "emprendedora" mi esposo y yo trabajamos tratando de hacer crecer un negocio, y uno de nuestros objetivos es la satisfacción de generar empleos, asi, tal cual ¿y sabes qué comentarios he recibido ? (de gente con estudios, de gente sin estudios, de profesionistas, de empleados) "ahh quieren ser los explotadores" vamos, no conciben que el patrón o el empresario pueda no tener siempre las maléficas intenciones de explotar a alguien mas para hacerse rico, asi de plano, no lo creen, preferirían vernos trabajando para alguien y quejándonos de lo mal que nos va.
Precisa, muy precisa tu reflexión.

Adriana dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Adriana dijo...

Pienso igual que tu nos meten esa ideologia que mientras mas pobre mas feliz, que el dinero no es la vida, que el dinero hace mala a la gente y yo estoy igual que tu prefiero ganar 100 ... me encanta tu blog